PrevSiguiente
Imagen de producto

Disponibilidad: En existencia

€ 10,00

Sea el primero en opinar sobre este producto

 
 

TERAPIA INFANTIL

Número 0090 de Revista de Psicoterapia

Coordinador del monográfico: Úrsula Oberst

  • El uso de habilidades relacionales de la terapia de juego en terapia constructivista

    Richard E. Watts y Yvonne Garza

    A lo largo de la historia, los niños de todas las épocas han utilizado el juego como forma de enfrentarse a dificultades y situaciones carentes de significado en su vida. Como los niños pequeños no tienen suficiente desarrollo cognitivo o habilidades expresivas para poder expresarse verbalmente sobre sus emociones, pensamientos y reacciones, normalmente les resulta mucho más fácil comunicarse utilizando el juego o juguetes. Dada la idea de que el juego es el lenguaje del niño y que los juguetes son sus palabras (Landreth, 2002), la realización de significado ocurre en la terapia del juego; cuando el terapeuta utiliza las habilidades básicas facilitadoras en la terapia de juego con niños, el niño contará sus historias a través del juego, y así la terapia del juego crea un espacio para que el niño resuelva sus problemas. Este artículo presenta una introducción a la terapia de juego dentro de un marco epistemológico constructivista, integrando los enfoques de la terapia centrada en la persona (en el niño) y el enfoque adleriano. El objetivo es demostrar la utilidad de las habilidades básicas relacionales en la terapia de juego. Se presentarán los principios básicos, los requerimientos del setting terapéuticos y algunas técnicas.

    € 2,00
  • Psicoterapia en la primera infancia: procesos psíquicos y representaciones mentales

    Margarita Ibáñez Fanés

    Este artículo centra la reflexión sobre una práctica de la psicoterapia en la infancia que permite trabajar con el mundo interno de los niños y producir cambios. Estos cambios pueden producirse tanto en los procesos psíquicos del niño como en las representaciones mentales, dependiendo de la gravedad del trastorno psicopatológico que tratamos. Ésta práctica integra los conocimientos que aportan las investigaciones actuales sobre las interacciones precoces, el apego, el desarrollo del si mismo, la intersubjetividad y la función reflexiva. Se detallan los aspectos relevantes de estas funciones psicológicas, así mismo se describe someramente la escala de Función Reflexiva. Se muestra un caso clinic y la técnica de video-intervención.

    € 2,00
  • La psicoterapia relacional infantil

    Gemma Pou y Caroline Flaster Taverner

    El síntoma de Alba interfiere en el desarrollo y la hace sufrir. A través de la relación terapéutica con Alba, juntas podemos modificar sus patrones relacionales y sus estructuras psíquicas. Trabajamos en la psicoterapia relacional para flexibilizar capacidades de auto-regulación y regulación mutua con nuestros pacientes pequeños y sus padres. Los terapeutas relacionales infantiles trabajan y actúan en este campo interpersonal e intersubjetivo. La influencia mutua entre paciente y terapeuta, aunque no simétrica, se toma en cuenta desde esta perspectiva. Podemos influir sobre el proceso de construcción y revisión de las estructuras psíquicas del niño y flexibilizamos las imágenes mentales que tienen los padres del niño y del síntoma.

    € 2,00
  • Relatos, apegos, y terapia familiar sistémica con niños y adolescentes

    F. Javier Aznar Alarcón

    Este artículo propone la importancia de atender a los fenómenos de transmisión intergeneracional de los trastornos del apego en la terapia familiar sistémica con niños y adolescentes. Se revisa la importancia de la alianza terapéutica, de la relación entre narrativa y apego, y de la resonancia emocional como guías para el diseño de la intervención terapéutica.

    € 2,00
  • Problemas emocionales y conductuales en la etapa preescolar. Extremos normativos o indicios de trastorno mental

    Dora Vera, Aurelia Rafael, Roser Castellà y Noemí Mauri

    La psicología del desarrollo contemporánea ofrece evidencia de que los niños preescolares son mucho más competentes cognitiva y emocionalmente de lo que se afirmaba en décadas anteriores. La psicopatología del desarrollo, por su parte, señala múltiples trayectorias de desarrollo temprano desviado y establece que en la medida en que se puedan identificar formas de aparición más tempranas de los trastornos mentales, se podrá lograr una mejor comprensión del trastorno y desarrollar métodos de intervención psicoterapéutica concebidos para niños preescolares. Considerando que los primeros años de vida son de máxima neuroplasticidad, y que agrupa múltiples períodos críticos en el desarrollo cognitivo y socio emocional, enfatiza que dicha intervención será especialmente eficaz. Una vez identificados los factores de riesgo, la psicoterapia infantil, validada en base a la evidencia, es una medida de prevención que debe potenciarse y desarrollarse en forma sistemática, a fin de retrasar el inicio de la enfermedad, disminuir la intensidad de la sintomatología o incluso prevenir la expresión de la misma, ocurriendo antes de que los síntomas se cristalicen en trastornos más graves.

    € 2,00
  • La terapia cognitivo conductual aplicada a niños y adolescentes

    Aurelia Rafael, Dora Vera, Leticia Bardinet y Montse Molina

    Pese a existir un creciente interés en la aplicación de la terapia cognitivo-conductual a niños y adolescentes, es importante reconocer que la evidencia empírica y la base teórica de las cuales disponemos en relación con este grupo de pacientes es más limitada, en contraste con la población adulta. Se precisan modelos cognitivos teóricos adecuados a nivel evolutivo que expliquen los problemas emocionales y conductuales de los niños y adolescentes. A su vez, es necesaria la adaptación de las técnicas de la terapia cognitivo-conductual al momento evolutivo que posee el niño o adolescente con el cual vamos a trabajar. Ello conlleva una mejora sustancial en la eficacidad de la aplicación de la TCC. En este artículo llevamos a cabo una revisión de los principales componentes de la TCC y cómo podemos adaptarlos para trabajar en la etapa infanto-juvenil integrando, a su vez, los aspectos del desarrollo evolutivo que sin duda influyen en la eficacidad del tratamiento.

    € 2,00
  • Intervención con niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

    Noemi Balmaña Gelpí y Sergi Corbella

    En los últimos años se han incrementado las investigaciones interesadas en la detección, diagnóstico e intervención de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). La conceptualización del autismo así como su evaluación y los tratamientos dirigidos a trabajar las áreas afectadas han cambiado y han ido evolucionando en las últimas décadas.\r\nEl presente artículo describe los últimos estudios en el campo del espectro autista con el objetivo de plantear una visión global de la conceptualización, evaluación e intervención de los trastornos del espectro autista. Se complementa la información con un caso clínico así como su abordaje terapéutico.

    Precio regular: € 2,00

    Special Price € 0,00

  • Un enfoque integrador en el tratamiento del tdah infantil y juvenil

    Amalia Gordóvil-Merino y Thorsten Faust

    El presente artículo describe el tratamiento realizado con niños y adolescentes con TDAH y también con sus familias. Se trabaja con técnicas de Biofeedback y sobretodo Neurofeedback para mejorar la concentracón, autocontrol y autoeficacia. Son técnicas que requieren la participación activa del paciente. El trabajo con Neurofeedback forma parte de un tratamiento más amplio donde se realizan otros tipos de intervenciones que incluyen al propio paciente (psicoterapia, reeducación, tratamiento farmacológico), a la escuela y a la familia (trabajo con padres de psicoeducación y pautas terapéuticas). Se trata de realizar una evaluación exhaustiva que permita diseñar el tipo de intervención más adecuado en cada caso, entendiendo al paciente en su globalidad y optando por un tratamiento multimodal.

    € 2,00
  • Retos y estrategias de intervención en la postadopción: una propuesta integradora

    Meritxell Pacheco, Laia García, Sandra Ger, Cristina Sallés, y Berta Boadas

    Las personas implicadas en la adopción de un menor se enfrentan a retos crecientes entre los cuales se cuentan la adopción de niños mayores que han vivido largos periodos de institucionalización, y la adopción de grupos de hermanos. Por lo tanto es necesario que la investigación sobre adopción y la intervención profesional en el ámbito se informen mutuamente, así como que se incremente la especialización de los profesionales que trabajan en el ámbito. Presentamos un modelo de intervención en postadopción, fundamentado en el constructivismo relacional, integrador, centrado en la relación e interdisciplinar que enfatiza particularmente los procesos referidos a la construcción de la identidad y que subraya la función reparadora de la parentalidad adoptiva.

    € 2,00
  • Terapia Infantil ¿Terapia de padres?

    Úrsula Oberst

    Este artículo presenta un trabajo terapéutico con padres que tienen hijos con problemas conductuales. El enfoque integrador combina elementos de la psicoterapia adleriana contemporánea con la terapia sistémica estratégica. En este tipo de intervención se trabaja principalmente y a veces exclusivamente con el sistema de padres, prescindiendo de la participación directa de los hijos. El terapeuta puede actuar como counsellor, enseñándoles a los padres pautas o técnicas para usar en el contexto familiar, o bien puede intervenir terapéuticamente usando técnicas que provienen de la terapia estratégica, principalmente en forma de prescripciones conductuales. La presentación de la teoría se complementa con la ilustración de casos.

    € 2,00

Disponibilidad: En existencia

€ 10,00

 

Detalles

Como comenta el psicólogo clínico y catedrático de psicología José Olivares en una entrevista con el Colegio de Psicólogos de España (infocoponline: http:// www.infocop.es/view_article.asp?id=3122), la salud mental infanto-juvenil cada vez genera mayores repercusiones, no sólo para las personas afectadas y sus familias, sino también a nivel económico, sanitario y social, siendo el porcentaje de la población infanto-juvenil que requiere atención por problemas psicológicos muy similar al de la población adulta (alrededor del 20%). No existe consenso en los sistemas de clasificación internacionales de los problemas psicológicos infantojuveniles, pero grosso modo los diferentes trastornos se pueden agrupar en trastornos del aprendizaje, trastornos generales del desarrollo (incluyendo los del espectro autista), psicosis, trastornos emocionales (cuadros ansiosos y depresivos) y trastornos de conducta, siendo los últimos los más frecuentemente diagnosticados, quizás también por sus manifestaciones exteriorizadas evidentes, y cuya incidencia fluctúa, según la fuente, entre el 20 y el 35%. Los profesionales de la salud mental advierten de la escasa atención que se presta desde el sistema de salud mental público a la infancia, tanto des del punto de vista preventivo como de tratamiento. Un diagnóstico precoz y preciso de estos problemas es muy importante para garantizar una adecuada intervención. No obstante, existe una controversia entre los profesionales de la salud mental sobre la conveniencia de considerar ciertas manifestaciones como enfermedad, en especial los problemas emocionales y los conductuales, el trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) por delante de todos. En la misma línea, se critica el aumento de diagnósticos de trastornos hasta ahora poco frecuentes en la infancia como el trastorno bipolar por un lado y la aparición de trastornos nuevos por otro, como el “trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo” en la próxima edición del DSM. Se critica la visión excesivamente biologicista en detrimento de aspectos psicosociales. Un aspecto relacionado es que la demanda no suele salir del niño o adolescente, sino principalmente de los padres, a veces iniciada por otros adultos que tienen trato con el niño, en especial sus profesores. No es infrecuente que los profesores citen a los padres para advertirles sobre una problemática que a ellos les ha pasado por alto o que ellos han ido minimizando, porque no saben como reaccionar ante determinados problemas. Esta percibida impotencia tanto de padres como de profesores para hacer frente a las manifestaciones disfuncionales del niño, los puede hacer caer en la cómoda tentación de la patologización del niño, un fenómeno que va unido a que en la sociedad actual observamos una creciente patologización (y, como consecuencia, una creciente medicalización) de aspectos de la vida que hace unos años no eran considerados como entidades médicas o patologías. Un niño que antes era considerado como “muy movido” y/o “distraído”, hoy puede recibir el diagnóstico de “trastorno de déficit de atención” con más facilidad, un alumno rebelde tendrá la etiqueta de “trastorno negativista-desafiante”, y –una práctica que va en aumento– el chico introvertido, algo rígido y con escasas habilidades sociales puede caer en el “espectro autista”. No negamos la posible utilidad de este tipo de etiquetas, ya que puede hacer comprensible algunas conductas inadecuadas del niño y orientar un posible tratamiento farmacológico y psicoterapéutico. Pero una visión exclusivamente biológica y psiquiátrica nos hace sentir impotentes como educadores y deja de lado los factores psicosociales, como la relación paternofilial y el apego; en cambio, una visión psicológica y educativa nos permite un margen de intervención mucho más amplio. Como último, la evaluación psicológica y la intervención también se dificulta por el evidente hecho de que los pequeños no siempre pueden informar bien sobre sus vivencias y sus problemas, porque su lenguaje está todavía en desarrollo, y porque la información de terceros (padres, profesores) puede ser sesgada. Por eso, muchos tratamientos y técnicas de probada eficacia en pacientes adultos no se pueden aplicar o no de la misma manera, y el psicoterapeuta tiene que desarrollar maneras más adecuadas de aproximarse al mundo interno del infante. Por eso, la mayoría de las grandes escuelas psicoterapéuticas han desarrollado técnicas especiales para intervenir con los más pequeños. Este número de la Revista de Psicoterapia es dedicado a la terapia infantil, es decir a un trabajo terapéutico en el cual el niño es el principal foco de atención, el paciente. Las contribuciones parten de distintas orientaciones terapéuticas para así ofrecer un abanico de formas y posibilidades de intervención. A pesar de las muchas diferencias que se pueden apreciar en estas maneras de trabajar, en todos los artículos se puede observar un elemento esencial común: la referencia que hacen los autores al concepto de apego. En general, entre los diferentes enfoques psicoterapéuticos, incluso en los tradicionalmente más opuestos, se puede observar una creciente aproximación teórico-práctica basada en una concepción que ha ganado protagonismo en las últimas décadas: el paradigma del apego. El concepto del apego de Bowlby ha podido acercar posiciones tradicionalmente opuestos como la psicoanalítica y la conductual. En los últimos años una serie de estudios empíricos longitudinales sobre el apego y el desarrollo infantil, el diagnóstico precoz de trastornos psiquiátricos y posibilidades de prevención han fomentado la formación y modificación de conceptos psicoanalíticos tradicionales. La teoría del apego se ha perfilado como una alternativa a la psicología freudiana tradicional, que es compatible con el pensamiento científico actual; al mismo tiempo ha estimulado la praxis terapéutica. Aunque la mayoría de las intervenciones con niños hacen algún trabajo con los padres, existen circunstancias en las cuales esto no es posible o no deseado, por ejemplo cuando los progenitores son causantes directos del problema (por ejemplo, niños abusados sexualmente) o bien porque la situación requiere que el niño tenga un espacio protegido y de confianza con un profesional adulto. Esta situación, el trabajo psicoterapéutico con niños pequeños sin la participación de los padres, es descrita desde un enfoque integrador constructivista por Richard Watts y Yvonne Garza, psicoterapeutas y profesores de la Sam Houston State University de Texas, Estados Unidos. Los autores aseveran que no se puede hacer una aproximación terapéutica al niño con el lenguaje de los adultos, y afirman que el lenguaje del niño es el juego, y es mediante el juego que el profesional se le debe acercar. Cuando el terapeuta utiliza las habilidades básicas facilitadoras en la terapia de juego con niños, el niño contará sus historias a través del juego, y así la terapia del juego crea un espacio para que el niño resuelva sus problemas. El objetivo de los autores es demostrar la utilidad de las habilidades básicas relacionales en la terapia de juego y presentan los principios básicos, los requerimientos del setting terapéutico y algunas técnicas. Un enfoque terapéutico frecuentemente usado es la terapia infantil psicodinámica, con un fuerte énfasis en el apego. Margarita Ibáñez, psicóloga clínica y psicoterapeuta del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Universitario Sant Joan de Déu de Barcelona, nos hace una revisión del concepto de apego y nos describe la Psicoterapia Psicodinámica infantil basándose en los trabajos de Mary Target y Peter Fonagy. También presenta un caso mediante la técnica de la video-intervención. Basándose igualmente en la teoría psicoanalítica, Gemma Pou y Caroline Flaster describen la Psicoterapia Infantil Relacional. El enfoque relacional se distingue del Psicoanálisis clásico, considera la mente de forma aislada, por su énfasis en la relación de dos personas, partiendo de la noción de que los problemas no residen exclusivamente dentro de la persona, sino es el resultado de las relaciones que hemos experimentado con las personas importantes a lo largo de la vida. Lo relacional aparece también en la contribución de Javier Aznar, psicólogo clínico, terapeuta y coordinador del Hospital de Día para adolescentes Miralta (Fundació Orienta), quien nos presenta la visión de la Terapia Familiar Sistémica dilucidando los fenómenos de transmisión intergeneracional de los trastornos de apego. En este contexto quizás es conveniente apuntar que existe una diferencia en la conceptualización de lo relacional en la orientación psicodinámica y en la sistémica: los terapeutas psicodinámicos-relacionales parten de la díada, como una relación estable (por ejemplo la relación madre-hijo), mientras los sistémico-relacionales contemplan la relación triádica o, mejor, triangular (padre, madre, hijo; o niño, padres, escuela, etc.), que empieza a operar de forma estabilizadora cuando existe tensión en una relación diádica (por ejemplo, los padres se alían con el niño rebelde en el momento que la tutora de la escuela les advierte de sus problemas en el colegio). Las contribuciones siguientes se enmarcan en un paradigma terapéutico cognitivo-conductual. Mientras en la orientación psicodinámica y sistémica se tiende a incorporar los padres como pacientes (para trabajar el vínculo y/o el sistema familiar), las terapias cognitivo-conductuales trabajan principalmente con el niño y practican una orientación psicológica (counselling) de los padres, para que éstos apliquen determinadas pautas en casa y para mejorar su estilo educativo y así influir en la conducta del niño. Dora Vera, Aurèlia Rafael, Roser Castellà y Noemí Mauri, de Familianova Schola y del Master de Paidopsiquiatría de la Universidad de Barcelona, describen la psicopatología de aparición en la etapa preescolar destacando que, en la medida en que se puedan identificar formas de aparición más tempranas de los trastornos mentales, se podrá lograr una mejor comprensión del trastorno y desarrollar métodos de intervención psicoterapéutica para esta edad. Estas autoras insisten en la necesidad de prevención y de detección precoz de los primeros síntomas a fin de retrasar el inicio de la enfermedad, disminuir la intensidad de la sintomatología o incluso prevenir la expresión de la misma. La intervención cognitivo-conductual es ilustrada por el mismo equipo de trabajo, Aurèlica Rafael, Dora Vera, Leticia Bardinet y Montse Molina, en el artículo siguiente. Las contribuciones siguientes ilustran la intervención en determinadas situaciones o trastornos. Noemí Balmanyà y Sergi Corbella, del Institut de Diagnostic i Atenció Psiquiàtrica i Psicològica (IDAPP) de Barcelona, describen los últimos estudios en el campo del espectro autista con el objetivo de plantear una visión global de la conceptualización de este trastorno, y presentan la evaluación e intervención de los trastornos del espectro autista. La psicóloga Gemma Gordóvil y el pediatra Thorsten Faust, del Centro Médico Teknon de Barcelona, presentan un abordaje multimodal al Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad: médico-farmacológico, psicológico (cognitivo-conductual con el niño), psicoeducativo con padres y con la escuela. En esta contribución también se describe el neurofeedback como una terapia complementaria innovadora en TDAH. Meritxell Pacheco, Laia Garcia, Sandra Ger, Cristina Sallés y Berta Boadas ilustran, desde el constructivismo relacional integrador y en un marco interdisciplinar, la intervención en la post-adopción, destacando el acompañamiento psicológico en los procesos referidos a la construcción de la identidad y la función reparadora de la parentalidad adoptiva. Como último, en la propuesta de Ursula Oberst, psicoterapeuta y profesora de Psicología Clínica de la Universidad Ramon Llull, se presenta una terapia infantil integradora para aquellos problemas conductuales, con o sin etiqueta diagnóstica, en los que se ha identificado un importante factor educativo y de relación paternofilial disfuncional; este enfoque, en el que se prescinde en gran parte de la participación del niño-paciente y se trabajando casi exclusivamente con los padres, se enmarca en una teoría que combina elementos derivados de la Psicología Adleriana contemporánea y técnicas de la terapia sistémica, especialmente de la variante estratégica. Ursula Oberst

Etiquetas del lector

Use espacios para separar las etiquetas. Use comillas simples (') para frases.

Opiniones

Escriba su propia opinión

Usted está opinando sobre: TERAPIA INFANTIL

¿Cómo califica a este artículo? *

  1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas
Valoración del artículo